Neon

La Habana, Cuba ©Héctor Garrido

Una sugerencia del paisaje puede estar oculta en cualquier parte, desde una humilde piedrecita a un inmenso paisaje. Así que, es posible, desde luego, localizar ese guiño del paisaje desde un avión y tomar una hermosa fotografía aérea. Pero su hermosura, su interés o su grandeza, si la hay, no debe residir solo en que sea una toma aérea. Eso es sólo la sal de la fotografía. Porque, igual que no podemos comer sal sin más ingredientes, para que una buena fotografía se cocine debe llevar un buen refrito, un generoso cocimiento y una sazón completa, sobre unos ingredientes de primera calidad. El grado de sal… al gusto de cada uno.
Texto y fotografía: Héctor Garrido

A suggestion of the landscape can be hidden anywhere, from a humble stone to an immense landscape. Thus, it is possible, of course, to locate that wink of the landscape from an airplane and take a beautiful aerial photograph. But its beauty, its interest or its greatness, if any, should not reside only in that it is an aerial shot. That is just the salt of the photograph. Because, just as we can not eat salt without more ingredients, for a good picture to cook you must bring a refrito, a cooking and a complete seasoning, on top quality ingredients. The degree of salt … to everyone’s taste.
Photo and text: Héctor Garrido

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *